Películas que volvieron de entre los muertos

El pasado 15 de mayo recordábamos que se cumplían 101 años del estreno de la primera película de Sherlock Holmes, la cual estuvo desaparecida hasta el año 2014, cuando fue encontrada en una filmoteca francesa.

Ahora suena a locura pensar que una película, por rara que sea, llegue a quedarse sin copia alguna, pero hubo una época en la que no era nada raro. Se estima que más del 80 % de las películas rodadas antes de 1930 han desaparecido. ¿Las causas? Muchas y muy diversas. Incendios accidentales —o intencionados—, descomposición o, simplemente, por hacer hueco.

Parece exagerado, pero la realidad es que el cine en aquella época se entendía de forma muy distinta a como se entiende ahora. Era un bien efímero, algo que se disfrutaba en la sala y punto, hasta ahí llegaba su recorrido la mayoría de las veces. Pocos eran los coleccionistas que hacían por conservar algún rollo en su casa.

Sin embargo, algunas de estas películas perdidas, vuelven. En un cambio de los acontecimientos, aparece una copia escondida en algún recóndito lugar. Este es el caso de las siguientes películas, las llamadas películas Lázaro que, como él, volvieron de nuevo a la vida —algunas de formas muy originales—.

  1. La pasión de Juana de Arco (1928)
    Considerada un hito del cine junto con la actuación de su protagonista, Maria Falconetti. Dicho film se creía desaparecido debido a un incendio en el que se habrían quemado todas las copias existentes. Sin embargo, en 1981 apareció una copia en el armario del conserje de un centro psiquiátrico noruego. El adjetivo «surrealista» se queda corto.uana de arco
  1. Gaslight (1940)
    Esta película sirve de ejemplo para una de las prácticas que causaban la desaparición de algunas películas: el secuestro. ¿Qué podía hacer Hollywood si quería hacer pasar por suya una idea que ya tenía peli en Europa? ¡Pues destruir todas las copias que hubiese! Así pasó con Gaslight, concretamente con su versión original del Reino Unido, estrenada en 1940, que la MGM trató de destruir —sin éxito— para sacar la suya cuatro años después.giphy
  1. Fear and Desire (1953)
    A veces son los propios autores los que quieren hacer desaparecer una de sus películas. Este es el caso de Stanley Kubrick que, intentando hacer de El beso del asesino su debut, quemó todos los negativos que conocía de su auténtico primer film, Fear and desire, al que definía como «un fallido ejercicio de cineasta aficionado. Una rareza completamente inepta, aburrida y pretenciosa». Una copia del archivo de seguridad de Kodak arruinó sus planes —¡lo hubiera conseguido de no ser por esos mocosos entrometidos!—.Every
  1. Too much Johnson (1938)
    Un caso parecido al de Kubrick, aunque en este caso se supone que sin intencionalidad. El protagonista en este caso es Orson Welles, cuyo supuesto debut, Citizen Kane —considerado el mejor debut de la historia—, ya no lo es tanto. Al parecer, tres años antes, el director rodó una película de la cual se desentendió y, tras un incendio en su casa, la dio por perdida. En el 2013 se encontró una copia en un almacén italiano.citizen
  1. Metrópolis (1927)
    Primera película en ser considerada Patrimonio de la Humanidad. Estrenó en 1927 su versión original de 153 minutos en Alemania, pero esta fue censurada para su difusión en Estados Unidos y perdió un 25 % de su contenido. No se encontró ninguna copia del metraje original hasta el 2008, cuando se pudieron rescatar hasta 148 minutos, que fueron proyectados en la puerta de Brandenburgo en el 2010 en un festival de cine. ¡Solo faltan 5 minutos del film!cloock

A diferencia de estas, mucho material de entonces se ha perdido para siempre y, por triste que parezca, muchas veces solo por falta de espacio en el almacén. En nuestra mano está valorar las obras de nuestro tiempo, pensando en lo efímeras que eran las de entonces. Y, respecto a lo que ya se ha perdido: ¿quién sabe qué futuras joyas del pasado pueden aparecer en el fondo de un cajón?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *