Entradas

LAS TRADUCCIONES AUDIOVISUALES ESTÁN EXENTAS DE IVA

Este tema tiene muchas ambigüedades y nunca queda del todo claro si estas traducciones están exentas o no de IVA, así que he decidido crear esta entrada para echar una mano a los nuevos traductores y a los no tan nuevos que no tienen las cosas muy claras.

(Ahora me pongo en plan notario, pero os prometo que luego seguiré con el tono humorístico)

Realicé la pertinente consulta a mi asesoría, donde me indicaron qué servicios estaban exentos de IVA. Pero algunos compañeros y sus asesorías no estaban de acuerdo con esto, de modo que esta última semana mi asesor y yo nos hemos puesto mano a mano a investigar sobre este tema y hemos llegado a una conclusión: LAS TRADUCCIONES AUDIOVISUALES ESTÁN EXENTAS DE IVA.

 

Antes de que empieces a escribir algún comentario al respecto, quiero dejar claro que hablo exclusivamente de TRADUCCIONES AUDIOVISUALES (más adelante enumeraré los tipos de traducciones que están exentos y los que no). Para no ponerme en plan BOE 100% te voy a contar la historia tal cual fue, así se hace algo más ameno:

Mi asesor se puso al lío y empezó a buscar consultas vinculantes (estas consultas sirven como escudo protector ante Hacienda y se pueden buscar en este enlace) que respondieran a qué servicios de los que ofrezco en BBO Subtitulado (traducción de artículos, traducción audiovisual y subtitulado) están exentos de IVA, ya que en Internet no había conseguido una respuesta clara a esta pregunta. Encontró varias consultas al respecto y en una se explicaba claramente (bueno, ya se sabe lo claras que son estas cosas para el pueblo llano como nosotros) que, efectivamente, las TRADUCCIONES AUDIOVISUALES están exentas de IVA.

Bien, como aun así, comentándolo con otros colegas seguía sin estar 100% segura, decidí ir personalmente a la Administración de la Agencia Tributaria, así que me personé en la administración de Guillem de Castro (Valencia), dispuesta a preguntar a un técnico y así salir de allí con algún papelito firmado por el señor Hacienda que me sirviera de capa élfica contra los señores Inspectores de Hacienda.

Menos mal que no había mucha cola y en seguida me tocó en la ventanilla de información. Así fue, más o menos, la conversación con los funcionarios:

(Les pongo nombre porque con F1, F2, F3 os liaré)

Bego: Buenos días, quería hablar con un técnico sobre el tema de las exenciones de IVA.

Funcia: ¿A qué te refieres?

Bego: A las facturas de traducción, si están exentas de IVA o no.

Funcia: (Mirando a su compañero) Otra que viene con lo mismo, es la segunda hoy, no sé cuántos han venido esta semana. Se han puesto todos de acuerdo.

Funcio: Vaya tela, voy a sacarle la fotocopia que le he sacado al que se acaba de ir. Pero vamos, que sí que llevan IVA.

Funcia: (Apuntándose en una libreta “las traducciones siempre llevan IVA”) Pues eso, que sí que llevan IVA.

Bego: Tengo aquí una consulta vinculante que dice lo contrario.

Funcia: No importa lo que diga ahí, las traducciones llevan IVA.

Bego: ¿Pero las consultas vinculantes no contienen la verdad? Aquí dice claramente que están exentas.

Funcia coge mi móvil (lo sé, tenía que haber llevado la consulta impresa), lee detenidamente los párrafos que le indico y empieza a dudar. Me pide que me ponga en el puesto de su compañero para que ella pueda atender a la siguiente persona. En este momento aparece su compañero con la fotocopia y empieza a subrayar un par de líneas en ella. Me da el folio y me dice:

Funcio: ¿Ves? Sí que llevan IVA.

Leo lo que me da y flipando le digo:

Bego: Aquí dice que las traducciones de guiones sí que están exentas.

Funcio: Ya, pero no están exentas.

Funcio se pone a buscar en el enlace que os he puesto más arriba alguna consulta vinculante al respecto.

Bego: Ya hemos buscado las consultas vinculantes al respecto, tengo el número si quiere.

Funcio sigue buscando sin éxito. Insisto varias veces y por fin abre la consulta que le estaba indicando. Le señalo los párrafos importantes y lee desconcertado.

Funcio: Será mejor que te pase a hablar con mi jefa, ella está más al tanto de todo esto.

Me dirijo hacia el puesto donde está su jefa.

Funcio (dirigiéndose a su jefa): Que pregunta si las traducciones están exentas de IVA y yo ya me estoy liando.

Master and Commander: (Con rotundidad) Las traducciones por lo general NO están exentas de IVA.

Funcio se retira sigilosamente hacia su puesto.

Bego: Ya lo sé, pero mi caso trata de las traducciones que no entran en por lo general. Yo traduzco guiones de películas.

Master and Commander: Pues vamos a buscarlo.

Master se pone a buscar igual que había hecho antes Funcio y le digo que ya la había buscado yo, así que le doy el número, imprime la consulta, coge un fosfi amarillo y empieza a subrayar párrafos.

La conversación duró como un cuarto de hora, así que mejor os la resumo: al final, nosotros teníamos razón, vamos que Master and Commander se dio cuenta de que las traducciones de guiones son una de las excepciones.

Le pedí que me firmara o sellara esa consulta que me había impreso y me dijo que eso ya no podían hacerlo, que ya no podían dar certificados de excepciones y que esta consulta vinculante me servía como prueba ante Hacienda.

Cogí mis folios impresos y antes de salir, me acerqué a Funcia y Funcio y les dije:

“Sí que están exentas, al próximo que venga, por favor, infórmenle bien”.

Y ahí acaba la historia.

Lo peor de esta historia es que al menos dos personas esa semana se fueron de allí pensando que las traducciones llevan IVA. (Repito, ahora luego os diré qué tipo de traducciones está exento y qué tipo no).

Ahora vamos a tema legal. Lo explicaré como me gustaría que me lo explicaran a mí:

En la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, el artículo 20, apartado uno, número 26º dispone que estarán exentos del Impuesto sobre el Valor Añadido los servicios profesionales, incluidos aquéllos cuya contraprestación consista en derechos de autor, prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores literarios, gráficos y fotográficos de periódicos y revistas, compositores musicales, autores de obras teatrales y de argumento, adaptación, guión y diálogos de las obras audiovisuales, traductores y adaptadores.

Además, el artículo 11 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, señala que tienen la consideración de autores, no solamente los creadores de obras originales, sino también quienes realizan obras derivadas o compuestas a partir de otras preexistentes, tales como traducciones, adaptaciones, revisiones, actualizaciones, anotaciones, compendios, resúmenes, extractos, arreglos musicales y cualesquiera otras transformaciones de obras científicas, literarias o artísticas en cuanto suponga una aportación personal y distinta de la obra preexistente.

Es decir, que toda aquella traducción en la que se realice una aportación personal y distinta de la obra original estará exenta de IVA. Todos hacemos una interpretación del original a la hora de traducir un guión por ejemplo, como es mi caso.

Como ves, en realidad, lo pone bien clarito.

Eso sí, no olvides que si realizas simultáneamente operaciones exentas y no exentas de IVA tu fiscalidad es distinta, por lo que te recomiendo que consultes a tu asesor cómo te afecta. O bien puedes hablar con mi asesoría.

Es muy importante indicar explícitamente en la factura (en el pie, por ejemplo) que la factura (o el concepto) no lleva IVA. Yo en las mías he puesto: Operación sujeta a IVA pero exenta por el artículo 20.1.26 de la ley del IVA 37/1992 de 28 de diciembre.

*Exentas de IVA: traducciones audiovisuales (películas, cortometrajes, largometrajes, videojuegos), literarias (novelas, ensayos), científicas, artísticas, de artículos académicos (con fines educativos), de artículos para publicaciones culturales, revisión de traducciones.

*No exentas de IVA: textos jurídicos, mercantiles, publicitarios, manuales técnicos, pressbooks, páginas web, cartas, contratos, informes, interpretación. En estas el legislador interpreta que se realiza la mera traducción, sin aportación personal y distinta. La subtitulación (pautado), subtitulado para sordos y el doblaje en sí, también están incluidos en esta lista.

Si quieres saber más sobre este caso, echa un vistazo a:

Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido 37-1992 | Consulta vinculante V2247-08 | Consulta vinculante V2258-11 | Consulta vinculante V1894-13Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual 1-1996

 

Espero haberte ahorrado algunos disgustos y algunos IVAs.

Begoña Ballester-Olmos

¿Qué voz tienen en realidad las estrellas de cine?

En España estamos muy acostumbrados al doblaje, así que aunque veamos algunas películas en versión original subtitulada, todos sabemos que la voz de Clint Eastwood era la de Constantino Romero (DEP) y la de Bruce Willis y Kevin Costner es la de Ramón Langa. No vamos a iniciar ningún debate (de momento…), todos sabemos que la industria de doblaje española es magnífica. Lo clavan.

Por otro lado es cierto que con las voces en español, muchas veces nos formamos una imagen del actor o actriz que no es exactamente la que desprende. Evidentemente, la gente que elige a los dobladores sabe hacer su trabajo y hará lo posible para que la voz cuadre con el personaje, pero una vez nos acostumbramos a un sonido, escuchar al actor o personaje con una voz diferente trastoca cómo lo percibimos. Y eso nos suele cabrear.

De vez en cuando me da por hacer el ejercicio de comprobar cómo suenan algunos actores doblados al castellano (porque yo veo todo subtitulado, por supuesto), y uno de los últimos que quise comprobar fue a Aaron Paul. Bueno, en realidad quería comprobar cómo suena su personaje Jesse Pinkman, en Breaking Bad.

(Versión original)

(Doblada al español)

El caso es que el personaje es un drogadicto (casi yonki) de manera que muchas veces cuando habla está algo atontado, porque va colocado. Al escucharlo con la voz doblada me dio la sensación de que estaba demasiado atontado, en plan bobo. Su personaje no es precisamente un cerebrito, pero en mi opinión no pretende parecer semi retarded.

Vayámonos a ejemplos de actores más “de siempre” que todos hemos visto alguna vez. Hay uno de ellos que es un verdadero tipo duro, y en castellano más aún, pero si escuchamos su voz real, quizá baja un par de puntos en la “escala macho”.

Veámoslo: (Versión original)

(Doblada al español)

Fans de Samuel, no me maten. Sólo digo que esos finales agudos que le salen con su voz real, no son tan rotundos como en su versión española.

En el caso de Clint Eastwood (en la actualidad) es al revés. En castellano, su voz es la de siempre, con mucha presencia y clara, pero en inglés su voz sí ha envejecido, y si se pone a malas suena como una especie de brujo que te está echando un maleficio con cada palabra.

Para los más clásicos también traigo algo, la famosa escena de Casablanca. Si te encanta Humphrey Bogart y nunca lo has oído hablar en inglés, mejor no veas el segundo clip.

(Doblado al español)

(Versión original)

Para acabar y no agobiaros con más vídeos, quiero dejaros con uno de los preferidos en BBO Subtitulado, en el que podréis apreciar las voces originales de muchas estrellas míticas de Hollywood, pero todas desde la boca de Kevin Spacey 😉

¿Cuál de estas imitaciones te parece más acertada?

Begoña Ballester-Olmos