Traducir “Citizenfour” y sentirse espía

Quizás ya lo viste por nuestras redes y te alegraste con nosotros al enterarte de que Citizenfour ganó el Oscar al mejor documental. Gracias a los amigos de Avalon tuvimos el “placer” de traducir la película de Laura Poitras. Disculpad amigos (de Avalon) por las comillas, pero es que puede que haya tenido una dificultad parecida a hacer primero de 007, y eso que ya habíamos participado en unas cuantas misiones.

Empezando por la misma temática del documental, que es muy delicada, sabíamos que no podíamos cometer ni el más mínimo error de traducción y debíamos documentarnos muy bien para saber que no estábamos diciendo pamplinas. En este trabajo, no podía haber una palabra de menos ni una de más. Para añadirle el “más difícil todavía”, en la cinta se tratan hechos que han sido noticia a nivel mundial, por lo que debíamos contrastar cada uno de estos hechos.

Hasta aquí ya podéis imaginar cómo sentíamos el peso de la responsabilidad que teníamos con el mundo de hispanohablantes sobre nuestros hombros (la traducción fue Inglés > Español). Vamos, que podíamos liarla muy parda si no éramos muy disciplinados con nuestro método de trabajo. Y aún no hemos acabado con las dificultades que entrañaba la traducción de Citizenfour.

Como bien sabrás, los traductores nos vamos especializando en ciertas disciplinas, pero claro, cuando en un documental tienes lenguajes de especialización de derecho, programación, tecnología, organismos gubernamentales o maquinaria supermoderna de captación, almacenaje y encriptación de datos…


Y por último (paramos ya de relatar nuestras pruebas de circo romano) siempre es difícil adaptar para subtitulado un texto no guionizado, es decir, entrevistas. Además, Edward Snowden no es un comunicador, es un tío que sabe mucho de ordenadores y desvela casos de espionaje internacional, así que a la hora de hablar, le cuesta ordenar todo lo que haya en esa cabeza que quizás sabe más de lo que le gustaría.

Como toda gran prueba a superar en la vida, el sabor del resultado es tan bueno que supera a las primeras notas amargas en el paladar. Y con guarnición de Oscar, ya ni te cuento. Así que ahora ya sabes ¿tienes una película sobre espionaje internacional? Somos tu equipo, ¿tienes una película con lenguaje relacionado con el big data? Somos tus salvadores, ¿tienes una película que es una buena movida? Give it to me, baby, que ya sabemos ser espías.

Begoña Ballester-Olmos

2 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Traducir “Citizenfour” y sentirse espía […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *